jueves, 12 de enero de 2017

Santiago Pulgar y Pedro Montt


Si le hubieran pegado un puñetazo en plena a cara a Don Pedro Montt, no se habría enfurecido tanto como después de verse dibujado en la primera página de la revista La Comedia Humana. Corría la primera década de 1900, y Don Pedro gobernaba Chile, era un tipo muy criticado por la austeridad de sus costumbres y por su mañosería. Además, en esa época el vox populi decía que Don Pedro era cornudo. Sara del Campo (su mujer), alta, imponente y activa en la política, había conocido a un fascinante político liberal y hombre de mundo de entonces, el buen mozo y alegre Guillermo Rivera.



El galán tenía una casa en Valparaíso, adornada con pisos de mármol traído de su propia isla, vestía como un duque, y tenía bonita dentadura. Don Pedro en cambio, era tímido, huraño y gris. Con todos estos ingredientes, se estaba dando la receta ideal para la pluma de un notable caricaturista y sin pelos en la mano, Santiago Pulgar, quien era dibujante de La Comedia Humana, una revista que tenía como lema "Castigat ridendo mores", Pulgar publicó entonces la siguiente caricatura:

En ella podemos ver a Doña Sara y Don Guillermo bailando muy entusiasmados, mientras Don Pedro toca el piano y canta : "Yo..., te pago la pieza y tu la gozas..."

¡Demasiada fue la injuria! Pulgar recibió la peor paliza de su vida como dibujante, la revista fue requisada y surgió una ardiente polémica. Una simple caricatura había dejado al desnudo la vida íntima de nada menos que el Presidente de la República.