jueves, 12 de enero de 2017

Los años 70


Entre 1969 y 1974, Chile conoció una época de oro en lo que se refiere a historietas. Se publicaban gran variedad de revistas de diversas categorías: desde infantiles hasta humor picaresco para adultos. La empresa Zig Zag, la más grande de Sudamérica en esos años, producía en sus talleres decenas de títulos.

Había historietas para todos los gustos: Terror (Dr. Mortis); Oeste (Far West, Justiciero, Jinete Fantasma); Selva (Jungla, El Intocable); Espionaje (Espía 13), etc. Su tiraje era espectacular para la época, alcanzando los cuarenta mil ejemplares por revista. Eran dibujadas parcial o totalmente por chilenos como Carvajal, Berrios, García, Lincon Fuentes, Mario Igor, Cárdenas, Jirón, Varas, Tapia, Jara, Rojas, Peñailillo, Romero, entre otros.



Los años Difíciles

Durante el gobierno de la Unidad Popular, el estado adquirió la exitosa Zig Zag y, salvo una parte que luego derivó en Pincel, formó la Editorial Quimantú.

Se caracteriza este período por una "chilenización" de la historietas Aparecen El Manque, Manuel Rodríguez, una patrulla guardacosta nacional, un barco pesquero, historias de Carabineros, etc. Por el mismo tiempo aparece Cabrochico, un intento de revista para niños absolutamente nacional. Todas estas publicaciones tuvieron corta vida y desaparecieron por consecuencia de las convulciones políticas que sufrió el país en aquella época.

Luego del 11 de septiembre, Quimantú fue reemplazada por la Editorial Gabriela Mistral. Si bien por un tiempo sobrevivieron Doctor Mortis y Jungla, muy pronto dejaron de aparecer.

Muchos dibujantes partieron al exterior; otros se dedicaron a profesiones afines como publicidad y diseño; sólo unos pocos pudieron seguir en los suyo.

Se destaca el dibujante independiente. Caso de Percy, Hervi, y otros que presentan su trabajo en diarios y revistas en el poco espacio que dejan al comic.

Mampato, revista para niños y jóvenes creada por Eduardo Amstrong a fines de 1968, cuyo personaje principal dibujaban Oskar y Themo Lobos, fue una de las pocas en que el artista chileno pudo mostrar sus creaciones durante los '70. En sus páginas colaboraron Mario Igor, Cárdenas, Nelson, Berrios, Lincoln, Fuentes, Lukas (quien la dirigió por un año).

En enero de 1978, poco tiempo después que se comenzó a publicar las aventuras de Asterix, Mampato dejó de aparecer. Según Themo Lobos, la Editorial Lord Cochrane, su propietaria, decidió que era más rentable imprimir guías telefónicas. Esta revista, que alcanzaba en 1973 un tiraje de 100.000 ejemplares, había bajado a 18.000 en 1978.